viernes, 12 de marzo de 2010

Equinoccio...de primavera, claro.



Pues si, ya está aquí... en breve.
Como cosa curiosa me he fijado que las primeras flores de la primavera son amarillas en su mayoría, más adelante suelen ser violetas, azules... No sé el porqué, le pregunté a una amiga canadiense del norte y me dijo que ese color probablemente las ayude mejor a captar la luz solar.
Menudo invierno solsticial nos hemos comido, particularmente por dentro y por fuera, con terremotos, temporales con olas de 9 metros, frío con nieve, agua, viento de 200 km por hora...
Gaia, Gea, la Tierra, Matrix...está como ajustando el desajuste, nuestro por supuesto.
Aunque lo más importante para mi, ha sido el ajuste interno al que me he visto sometido, aunque puedo decir con la boca pequeña que emergí, ya toqué el fondo y curiosamente después se flota, aunque pensé en algunos momentos que era el final.(esto de pensar..)
Y ahora tengo que agradeceros a todos los blogueros vuestro aporte con buenas palabras, ánimos, fotos o comentarios en vuestros blogs y en el mío. Me he dado cuenta y me ha servido para ver que no todos pasamos buenos momentos, pues es una época de cambios como ya he dicho, por fuera y por dentro, y a veces no encontramos salidas, ahora sé que cuando se cierra una puerta se abre otra, aunque a veces debemos tener paciencia y estar muy atentos a el exterior, dejando de lado a nuestra pelma sombra, ¿de por vida?, ...el YO.
La masa crítica para el cambio ya está aquí.
Gracias a todos, nunca pensé que escribir en un blog fuera terapéutico, o mejor dicho liberador.

P/D.
La ilustración es japonesa, es moderna, y se llama artísticamente Kokoro Nihonga, trata de usar el antiguo arte pictórico japonés pero modernizado.
Quizás ese debería ser nuestro espíritu para ésta época, lo bueno de antes con lo bueno de ahora y unificarlo.

28 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Eso mismo sentí yo: el poder terapéutico de algo que empezó como un juego.

Las primeras flores, anteriores a la primavera, son, en febrero las de los almendros (blancas y rosadas, creo); las de los camelios, blancas, rojas, rosadas , amarillas; las de las acacias, amarillas. También hay algunos frutales tempranos (ciruelos, sobretodo), blancos o rosáceos.

Raticulina dijo...

Por aquí veo sobretodo almendros blancos y mimosas amarillas. Los dos alegran el final de este interminable invierno.

Y gracias a ti por tu apoyo en todo momento.

Un beso

Mercedes Thepinkant dijo...

Si es que no hay una cabeza buena!!
Todos tenemos nuestros dolores, nuestras penas, miedos, indecisiones y sufrimientos varios. Todos pensamos alguna vez que los demás estan bien y somos los únicos del mundo que sufrimos lo indecible. Pero solamente con mirar un poco hacia afuera nos damos cuenta enseguida del error y nuestras penas son menos si se comparten.
La blogoterapia o blogliberación es una especie de sucedaneo de las tertulias de café antiguas o de las interminables noches charlando con los amigos. Noches en blanco en las que el tiempo no pasaba o no importaba que pasase. Ahora todo va demasiado deprisa y por eso nos sentimos mal.
Gracias a tí también por tus comentarios.
Besos a todos los blogterapeutas.

Mercedes Thepinkant dijo...

Por cierto, se me olvidó. Las primera flores de mi terraza son AMARILLAS claro. Narcisos y freixas.
Un beso

Sagardiana dijo...

Buena noche, Tula.
Esto de que las primeras flores de la primavera sean amarillas, me ha hecho pensar en que, el primer color del otoño tambien lo és; al menos para las hojas de algunos ejemplares de árboles caducifolios (no es por oscurecer la alegría de la estación que se aproxima, eh...solo es por llevar la contraria)
Bueno, me alegro de que flotes, y de que el hecho de tocar fondo te haga apreciar esta navegación.
Gracias por tu blog, es un placer pasear por él.
Salud y beso.

Aquí me quedaré... dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aquí me quedaré... dijo...

Me gusta mucho el dibujo, la primavera en flor y lo que y como lo escribes.

No quiero que me des las gracias. Vengo por que me gusta, me relaja y me siento bien.

Beso

NINA dijo...

La imagen es preciosa y el texto, sentido.
Un poco de humor negro:
los muertos primero flotan un poquito, luego se hunden , luego flotan mucho tiempo porque se llenan de gases y si no se sacan del agua, se vuelven a hundir y desaparecen para siempre.
Si el blog ya te rescató, listo!!

Baci

Portinari dijo...

Increíblemente se flota, Tula. Gracias por contestarme. Yo ya no sabía donde estaba, después de llegar al abismo Litke.

Un abrazo.

Camino a Gaia dijo...

Todos tenemos nuestro invierno, pero también emergemos de nuestra angustia. Para ser feliz hay que aceptar que no podemos ser felices siempre.

tula dijo...

Maria Jesús:..que buenas las flores, es mi recuerdo hippie.
un beso.

Rat: que podría decirte que no sepas.
un fuerte beso.

Mercedes: ..demasiado fastfood..¿verdad?...uno se acaba atragantando y si ahora las tertulias son así, pues que se le va a hacer, lo interesante es que funcionen.
un fractal beso.

Sagardiana: parece que de nuevo cojo el timón del barco, pues tengo arreglado el compás.
un abrazo.

Aquí me quedaré: gracias por tu estar y buen decir.
un beso.

Nina: el humor negro te puede llevar muy lejos, está bien recordar que estamos vivos , aún no nos ha tocado.
un abrazo.
Baci.

Portinari: me alegro un montón de tu reflote de los abismos Litke, he usado muchas cartas marinas y si te digo la verdad de ese abismo ni idea, así que busqué y lo encontré en el poderoso Atlántico norte, tiene una profundidad digna de Kraken.
un beso y ....! BLUM !.

Camino a Gaia. siempre cuestión de intensidades y cuanto más profundizas más largo es el emerger...
un abrazo para Ana y Gaia.

Teresa dijo...

Hola Tula!

La vida es movimiento y cambio constante, una ola tras otra... y nosotros, si o si hacemos surf como mejor sabemos. A veces la ola nos revuelca miserablemente y a veces la experiencia fluye y nos inunda de alegría. Navegamos y naufragamos en un ciclo que toca ambos extremos siempre de forma distinta, enriqueciendo la experiencia de la vida con sus infinitos colores. A veces lo llevamos bien y otras mal, pero acabamos equilibrándonos sobre la tabla de surf.

Te envío la energía de este día de luz, blanca y clara.

Feliz equinoccio de primavera!

tula dijo...

Gracias Teresa.
Feliz equinoccio.
un beso.

Egle dijo...

Parece que las flores saben adecuarse al momento, más oportunas que los embates de ese invierno que, sin embargo, tiene algún tipo de luz. Luz que, para bien o para mal, nos deja una "internal difference / where the meanings are".

Gracias por pasarte.

Allek dijo...

hola!
te invito a que pases por mi casa
dejare la puerta entreabierta..
te dejo un fuerte abrazo!!!

Ramon.Eastriver dijo...

Interesantes observaciones. Por un lado lo de las flores amarillas. Nunca lo había observado. La observación nos hace más sabios, no hay nada peor que pasar aborregado por la vida. Y luego el poder terapéutico de los blogs, me encanta como título. Un abrazo.

tula dijo...

Allek:
gracias por la visita.

Ramón.
lo del poder terapéutico de los blogs será para todos los que nos expresamos en cualquier disciplina, para mí la palabra es" pasión" y "propósito".
un abrazo, me alegra tu visita.

emejota dijo...

Me gusta como piensas. Te seguiré. Saludos.

Sí es lo que parece dijo...

Me ha encantado esta entrada, te entiendo tan tan bien. Este invierno excesivamente largo y triste, creo que nos ha afectado a todos de un modo u otro. Y esperamos ansiosos la llegada de la Primavera, del cambio.

Precisamente en mis primeras entradas comenté que por lo visto el hecho de tener un blog y estar en este mundo, podía ser una buena terapia...y así es.

Y bueno, a estar atentos a esa puerta o incluso ventana que está por abrirse ;)

Besos, te sigo desde hoy

tula dijo...

Emejota:
Me pasaré por tu blog.
un beso.

Sí es lo que parece:
Ser creativos y adecuarse al entorno, todo está ahí para que lo usemos, la NET también....eso es estar vivos.
te sigo, un beso.

Aquí me quedaré... dijo...

Estaba acostumbrada a escribir en papelitos, los momentos malos. Me liberaba y luego los tiraba.
El blog no solamente libera tensiones. Es un termómetro de nuestro estado de ánimo cuando ha pasado el tiempo y releemos lo escrito hace dos, tres o los meses que sean...

Besos

lagave dijo...

Feliz entrada en el equinoccio. La primera flor de mi balcón, una caléndula naranja, con las nieves de enero y febrero.Ahora, en el campo, florecen las brasicaceas amarillas y blancas, las fumarias moradas. Será realmente primavera cuando aparezcan las silenes, rosa fuerte....Todas maravillosas!

tula dijo...

Lagave:
¿Silenes?...miraré.
un beso.

Fackel dijo...

Tula. Naturalmente que nuestro cuerpo está sometido a fuerzas físicas análogas a las que acontecen a la Tierra. ¡Como que somos uno de sus frutos! Aunque las hombres apliquemos otros nombres -oh, la tiranía desguazadora de las palabras- a cuanto tiene lugar dentro de nosotros, lo cierto es que cada individuo tiene tambié sus seísmos y conmociones a lo grande, o sus desajustes, tirando a la baja. Si sobrevivimos, eso quiere decir que el reajuste ha tenido lugar. Que la naturaleza es más fuerte de lo que pensamos.

Que nuestro modo de conciencia no nos haga mantenernos por encima de la manifestación de conciencia de los elementos de la Tierra. No somos la especie elegida de ningún dios. Pero sí un ecosistema afortunado y complejo que bien se merece sepamos responder a sus exigencias y posibilidades con comprensión y ética.

Me alegro de tu resurgir. Muchas fortuna para ti, Tula. Deberes para hoy: escuchar Carmina Burana, de Carl Orff. En concreto...

O fortuna
velut luna
statu variabilis,
semper crescis
aut decrescis;

etc.

tula dijo...

Muchas gracias...escucharé tus sugerencias.
un abrazo y buen día.

PACO HIDALGO dijo...

Que buena reflexión sobre la primavera: que viva la primavera y las flores, claro que sí. Y preciosa la ilustración japonesa, muy visual. Un abrazo desde Sevilla

Carlota dijo...

Me apunto a la blogterapia... además es gratis ;-)... Gracias por estos ratos. Un abrazo desde Almería.

tula dijo...

Mi Almería querida, su cabo de Gata, sus meros y sus aguas limpias.
un beso.